No hay sintonía en la Radio   Leave a comment

Incapacidad de cambiar al
ritmo que demandan los tiempos

Carlos Gómez Valero
y Laura Islas Reyes

Fuente: http://www.etcetera.com.mx/pag38ne23.asp

En los últimos meses se ha registrado en la radio un incesante movimiento,
que va de la mudanza de conductores de una a otra estación, así como la
aparición o desaparición de estaciones. Qué pasa en el dial mexicano, a qué
obedecen todos estos cambios; Carlos Gómez Valero y Laura Islas Reyes
ofrecen una respuesta, acompañada con la lectura de cuatro destacados
periodistas radiofónicos.

Infored demanda a Grupo Radio Centro. MVS Radio hace lo mismo con Grupo
Imagen. Televisa Radio se alía con Prisa. La inversión publicitaria baja;
hay estaciones que en apenas unas semanas cambian de nombre y formato para
ir de la música clásica al futbol, del rock a la ranchera y de ahí a la
balada.

A últimas fechas parece que pasa de todo en la radio aunque en realidad nada
pase. En medio de rumores y de la poca información que las mismas empresas
proporcionan sobre su situación acaso escuetos boletines la industria
radiofónica en México hace como que se mueve, parece desconcertada y da
vueltas sobre su propio eje: al final regresa al mismo sitio en el que su
auditorio la ha escuchado durante los últimos años.

La industria de las ondas hertzianas atraviesa una etapa en la cual compite
con otros medios por su porción publicitaria; compite también consigo misma
para superar sus propias limitaciones, expresadas en contenidos y formatos
agotados que dependen del conductor, voz estrella de la estación.
En este devenir, los empresarios del ramo han puesto su principal
preocupación en captar el mayor auditorio posible (de acuerdo con el perfil
de sus estaciones) para así conseguir la mayor cantidad de anunciantes. Una
sencilla, elemental y comprensible fórmula de mercado que, empero, no ha
devenido en calidad.

Frente a esta apuesta por sanear los números de la industria, quedan
pendientes los cambios, propuestas que innoven en el espectro radiofónico.
(Un claro ejemplo se ve cuando los grandes nombres de la pantalla llegan a
la radio anunciados con el peso de su imagen en televisión, como si fueran
los rostros de la credibilidad dentro del cuadrante, sin dar paso a nuevas
generaciones.)

Medio creativo por excelencia, la radio ha sido descuidada por sus
industriales que, si bien es cierto, cuidan el estado de sus empresas,
olvidan que parte del negocio está en la calidad del contenido que ofrecen.

La radio que se cuenta

A pesar que respecto de otros países, el número de estaciones y de
radioescuchas por estación en México es relativamente bajo, el crecimiento
de las emisoras concesionadas y permisionadas ha aumentado.
Según estadísticas de la Unesco, hasta 1997 nuestro país contaba con 329
receptores por cada mil habitantes, debajo de Estados Unidos (dos mil 116);
Islas Bermudas (mil 296); Canadá (mil 67); Puerto Rico (714) y Argentina
(681).1

De 1990 a 2000, las estaciones concesionadas en México pasaron de 950 a mil
146 y las permisionadas aumentaron de 95 a 319.2
Cifras de la Cámara Nacional de la Industria de la Radio y la Televisión
(CIRT) establecen que hay un total de 747 estaciones concesionadas de
Amplitud Modulada y que de 1991 a 2000 hubo un aumento de 65; mientras que
las de Frecuencia Modulada suman 377, de las cuales 138 se concesionaron en
el mismo periodo.

Según el Programa Sectorial de Comunicaciones y Transportes 2001-2000, 99%
de las comunidades del país reciben señales de radio AM, mientras que 75% de
las estaciones transmiten en la banda FM. La ampliación de la cobertura ha
sido de 3% en los últimos cuatro años, en 1990 la radio llegaba a 90% de los
mexicanos.3

De acuerdo con un estudio realizado por Arbitron México Media Targeting, en
el año 2000, 88% de los mexicanos estuvo expuesto a la radio en algún
momento de la semana en contraste con Estados Unidos y Japón, países con
culturas eminentemente visuales.4

A decir de la Asociación de Radiodifusores del Valle de México (ARVM), el
mexicano se expone a la radio 3.10 horas diarias en promedio. El nivel
socioeconómico que más oye radio es el "D" (ingresos de entre cinco y diez
salarios mínimos) con 3.17 horas diarias. Son las mujeres quienes más
consumen (3.18 horas diarias) y en cuanto a edad son los mayores de 55 años
los que más oyen radio (3.37).5

La radio, en números, cuenta su alcance en un público escucha que la busca
como compañía o medio para informarse. Pero el panorama actual de la
industria no es tan claro y no puede entenderse sin las historias de
entuertos legales y comerciales que han dejado ver (aunque sea por asomos)
la crisis que atraviesan los radiodifusores.

Historias de cambios y demandas

Hace apenas unas semanas se dieron a conocer los pormenores de la demanda
que MVS Comunicaciones ganó en contra de Grupo Imagen, con lo cual este
último podría perder la operación de sus tres estaciones de radio en la
ciudad de México.

El juicio ordinario mercantil promovido y ganado por la empresa de la
familia Vargas Guajardo, obliga a Imagen a pagar una suma de 90 millones de
pesos debido al incumplimiento de un contrato de comercialización (que
también consideraba la fusión de los dos grupos de comunicaciones) entre
ambas empresas. La sentencia judicial se traduce en que Imagen tendrá que
pagar 80.5% de los ingresos obtenidos de mayo de 2001 hasta la fecha.

 

El litigio entre InfoRed, de José Gutiérrez Vivó y Radio Centro (GRC)
continúa. En mayo de este año, el grupo que preside Francisco Aguirre
recibió la notificación oficial de la demanda interpuesta por Monitor. Días
después de esto, la Bolsa Mexicana de Valores suspendió temporalmente la
cotización de las acciones de GRC (ver el texto de José Yuste en esta
edición y también etcétera de junio de 2002).

El problema se extendió hasta la Red Deportiva, comandada por José Ramón
Fernández, que tenía la tarea de maquilar la sección de deportes de Monitor.
Ante la falta de pago de varios meses, Fernández decidió demandar también a
Radio Centro, dejando un asunto pendiente más.

Cambios, en frecuencia limitada


Dentro de las historias que se cuentan en los medios sobre la radio, están
las que hablan de los cambios de perfil de varias estaciones. En algunos
casos ha sido todo un desfile asistir a ofertas que en aras de ofrecer una
mejor opción al radioescucha, cambian a los pocos días de empezar
transmisiones.

 

La música clásica perdió un espacio con la salida del aire de la XELA del
830 AM. En su lugar, empezó transmisiones Estadio W y los fanáticos del
deporte fueron felices. La Pantera en el 590 AM cedió su lugar a la música
ranchera de Morena. Hoy, ninguna de esas estaciones permanece en estas
frecuencias. Estadio W ocupa el lugar de Morena y Radio Capital (recién
resucitada) se quedó con el 830 AM.

Para los radioescuchas no hubo explicaciones, ni siquiera algo así como un
"usted disculpe las molestias que nuestros movimientos de estación le
ocasionan". Así como tampoco ha habido mayor información para documentar la
crisis que atraviesan lo mismo Radio Centro que Imagen y los nombres que se
asoman como rumor en las columnas periodísticas.

 

Otro asunto que está en la palestra de la radio y su industria son las
alianzas con inversionistas extranjeros que cada día son más frecuentes, a
pesar de las limitaciones jurídicas del caso.

 

Un ejemplo de ello es la unión entre Radiópolis, la división de radio de
Grupo Televisa, y el español Grupo Prisa. Avalada por la Ley de Inversión
Extranjera, a través de un fondo de inversión neutra, la operación implicó
que Grupo Prisa tuviera 50% de las acciones de Radiópolis, con una inversión
total de 60 millones de dólares.

 

Las primeras medidas de Prisa, por ejemplo, se han dado básicamente en
reducir el personal de Televisa Radio en 50%,6 desde conductores hasta
directivos de las distintas estaciones, sin embargo todavía no están claras
las estrategias programáticas.

 

Pero Prisa no es el único grupo extranjero de medios que tienen inversiones
en empresas mexicanas. Hicks, Muse, Tate & Furst posee un pequeño porcentaje
de acciones de MVS Comunicaciones; mientras que Clear Channel Communications
el más importante grupo de radio en Estados Unidos tiene una parte de Grupo
Acir.7

La publicidad que se nos fue

Los industriales aluden todas sus angustias y todos sus quebrantos a la
contracción de la inversión publicitaria que, entre otras cosas, se ha
debido a los problemas económicos del país, la desaceleración por la que
atravesó Estados Unidos a partir del atentado terrorista en su contra y la
decisión de los grandes inversionistas de tener como prioridad a la
televisión.

 

Las cifras de diferentes fuentes en torno a la distribución de la inversión
publicitaria varían, pero coinciden en que la radio mantiene una tendencia a
la baja.

 
Foto: Gustavo Guevara

La TV abierta se llevó, en el 2001, 54% de la inversión publicitaria y se
estima que en este año se incrementará a 56%. La radio en cambio perderá un
punto porcentual al pasar de 13 a 12%.8
IBOPE-AGB calculó que las ventas de publicidad en radio durante 2001 habrían
bajado 48% respecto del año anterior y para 2002 podría presentarse un nuevo
descenso de entre 10 y 12%.9

De acuerdo con información de la CIRT, disponible en su página
electrónica,10 de 1997 a 2000 la captación de recursos de la radio se
estancó en 10% del total de la inversión publicitaria en los medios de
comunicación, muy debajo de los ingresos obtenidos por la televisión, que en
ese mismo periodo fluctuó entre 74 y 75%.

 

Esto también tiene una explicación en la incapacidad de evolución de las
propias empresas radiofónicas que no terminan de animarse a explotar todo el
potencial de su medio, incluso en la proposición de esquemas comerciales más
atractivos para sus clientes. Estas razones han provocado que la caída en la
inversión publicitaria lleve a la radio al tercer lugar en las preferencias
de los anunciantes.

Datos de un estudio elaborado por el Centro Interamericano de Marketing
Aplicado (CIMA) muestran que el año pasado, la radio recibió 13% de la
inversión publicitaria, debajo de 54% de la televisión abierta y 15% de los
periódicos; un vistazo hacia los números de este año pronostican una
tendencia similar.11

 

Se solicitan tendencias

Publicidad, crisis económica. Los industriales de la radio parecen estar
decididos a que ese sea el único camino para solucionar la crisis de su
medio. Estáticos en su propio movimiento, la visión de los radiodifusores ha
revisado con poco detenimiento los contenidos que ofrecen a su público.

 

La industria radiofónica ha sido incapaz de cambiar al ritmo que demandan
los tiempos. Su ostracismo se refleja en una crisis de contenidos que
permanecen sin ofrecer mayores aportes de calidad y creatividad a los
oyentes.

El caso de XELA (la estación de música clásica referida anteriormente, que a
principios de 2002 puso fin a 61 años de historia, por razones comerciales)
llevó a que en defensa de la emisora, un grupo de escuchas creara el Comité
Nacional para el Rescate de XELA, en cuya Declaración de principios
establecen: "Nos une la convicción de que una propuesta cultural de la
importancia que representó XELA no puede ser valorada exclusivamente desde
el punto de vista mercantil…".12

Perteneciente al demandado Grupo Imagen, la XELA abandonó sus transmisiones
y su público se tuvo que conformar con visitar la página de Internet de la
otrora estación de la buena música.

 

Contrario a lo que sucedió con la XELA, la música grupera ha gozado de uno
de los más altos índices de rating radiofónico. Actualmente, de acuerdo con
datos de la ARVM, cinco estaciones que transmiten música grupera aglutinan
16% del share (porcentaje de personas con radio encendido a determinada
hora), mientras que 11 estaciones de noticias tienen 18%.13

 

Dentro de los números de la radio informativa, datos de IBOPE demuestran que
ésta cuenta con casi la tercera parte del share de la radio en diferentes
horarios: en la mañana (6-10 horas) los espacios noticiosos tienen 5.6
puntos de rating y 35.8% de share; en el horario vespertino (13-15 horas)
los números son de 5.7 y 34.5, respectivamente, y en la noche la cifra de
los niveles de audiencia desciende hasta 2.9, pero el share se mantiene en
33.8.

 

En los noticieros radiofónicos la fórmula parece haberse agotado. Con más de
60 espacios de este tipo, el formato se repite: un conductor estelar (muchas
veces sacado con todo el glamour de la televisión) que editorializa cada una
de las notas. El estilo es lo que hace la diferencia: Ochoa, Ortega,
López-Dóriga, Cárdenas, Aristegui. Muchos nombres para las mismas noticias. 
 

Hace un año etcétera documentó los cambios que había dentro del mundo de las
noticias en la radio. A la fecha la tendencia de los movimientos sigue,
Jorge Fernández y José Cárdenas salieron de MVS Radio, este último para
regresar a Organización Radio Fórmula, mientras que Jorge Fernández ahora es
comentarista del noticiero de CNI Canal 40.

 

Al respecto, Salvador García Liñán, en un análisis de estos enroques, dice
que "a menudo se piensa que con cambiar de estación a los locutores de
siempre, el rating va a subir. Esto es un error, puesto que ya no son los
nombres los que van a posibilitar que la gente escuche un determinado
noticiero (plagado de datos y minicápsulas), sino la destreza para presentar
un enfoque maduro de las noticias con conocimiento, formación cultural
importante y razonamientos que ubiquen y formen opinión en los
radioyentes".14

No ha pasado más, vienen y van los famosos en la radio, pero mantienen la
fórmula en cada uno de sus progra mas que según datos de la ARVM,
actualmente ocupan un lugar dentro de las 13 estaciones con formato hablado
o las 11 que se consideran dentro del rango de noticieros. El resto (unas
36) son musicales.

 

Los señores de la radio se inclinan cada vez más por la balanza musical. El
costo de la radio hablada no alcanza a ser paliado con índices de audiencia
que indican, según datos de IBOPE, que las emisoras musicales alcanzan hasta
24% de los radioescuchas frente a 11.7% que atiende a los noticiarios o 4.6
a algún otro formato de radio hablada15.

Desencuentro íntimo



En un análisis que hace para explicar la crisis de los modelos radiofónicos
en Europa y que bien podría aplicarse a México, Angel Faus Belau, señala que
"la radio es cuestión de intimidad, casi como una relación pasional entre
emisor y oyente. Este pálpito lo hemos sustituido por la rutina informativa,
la narración fosilizada y el contenido predeterminado. Nuestra radio trabaja
en la actualidad como la única forma posible de realidad, pero lo real es lo
permanente; no lo contingente, lo fugaz. Cada día la narración es más
rígida, más escueta, menos fresca. Hay mucha gente que habla por la radio y
muy poca que hace radio al hablar. Hemos perdido gran parte de la capacidad
de sorprender, de impulsar la imaginación, de medir el tiempo del relato; de
entretejer la realidad y la emoción del verbo, la actualidad y la estética,
el esencial informativo… y lo hemos sustituido por el monótono dar en el
mismo clavo durante horas, cada día de la semana… El inmovilismo
comunicacional en una sociedad dinámica se paga con la exclusión".16

México vive un cambio generacional, diversificación de clases sociales,
educativas, profesionales e influencias culturales diversas, que han
fragmentado el mercado y creado nichos especializados a los que la radio
está tardando en llegar.

De 1980 a 2000 la población creció 30 millones 636 mil 579. Actualmente
somos 97 millones 483 mil 412 de mexicanos. En la franja de entre 15 a 29
años México cuenta con 27 millones 221 mil 12 personas. En tanto que los
mexicanos de entre 50 y 59 años suman cinco millones 917 mil 184.17

 

De acuerdo con estas estadísticas, México todavía es un país de jóvenes y
éstos marcan las pautas de consumo. Aquellos que vivieron la bonanza de la
radio, hoy representan un nicho menor y a los mercados emergentes
fragmentados, la radio les está recetando más música que cualquier otra
oferta de contenido.

 

En su participación en la IV Bienal Internacional de Radio, el doctor en
Ciencias de la Información de la Universidad Pontificia de Salamanca, Arturo
Merayo, advirtió que la radio "… debe especificar su programación, crear
nichos de mercado, sin importar las audiencias mayoritarias, dándole más
importancia a las audiencias definidas… buscar contenidos específicos y
directos para esos nichos particulares… dar ofertas fragmentadas de
participación que se alteren en la medida de los cambios sociales".18

¿Otra iniciativa más que muerde el polvo?

Conscientes de las limitaciones e insuficiencias jurídicas del marco
normativo de la radio, distintos sectores interesados en cambiar la
legislación de radio y televisión trabajan actualmente en redactar parte del
proyecto de iniciativa que se basa en las propuestas presentadas por los
siete grupos de trabajo que se integraron en la Mesa de Diálogo para la
Revisión Integral de los Medios Electrónicos.

 

Después de más de 20 años de vanos intentos de reformar el marco jurídico de
la radio y la televisión, que toparon con la férrea oposición empresarial y
la falta de disposición del gobierno, ahora distintos actores se han sentado
a dialogar las propuestas que eventualmente serán la nueva regulación en la
materia.

Sin embargo, la redacción avanza con lentitud y todavía hay más corchetes
que consensos. Adicionalmente, el temor de algunos participantes de que la
negociación se contamine con los tiempos electorales, se está haciendo
realidad.

 

El plan es que el documento esté listo a más tardar en septiembre, para
entregar la propuesta a la denominada "Mesa Grande" (que será la que tome
las decisiones políticas en torno a la propuesta) donde están representados
distintos sectores, entre ellos el Poder Ejecutivo, Legislativo, los
principales partidos, empresarios de radio y televisión, organizaciones
ciudadanas y académicas.

 

Sin embargo, los tiempos políticos se agotan y no parece haber las
condiciones para que en la actual legislatura de la Cámara de Diputados
entre la iniciativa. Habría que esperar la siguiente y su curso dependerá
también de la nueva configuración de la Cámara baja y de la integración de
la agenda legislativa.

A decir de Luis Arturo Bassols, representante de las organizaciones
ciudadanas en la mesa de redacción, sólo se ha avanzado en el tema de
Principios fundamentales y Derecho de réplica. El tema de concesiones y
permisos ya se abordó y sigue provocando polémica.

Representantes de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y de
la Cámara Nacional de la Industria de la Radio y la Televisión (CIRT) ven
con buenos ojos que todas sean concesiones, pero quienes representan a las
organizaciones ciudadanas proponen tres modalidades:

 

I. Concesiones otorgadas por el Estado para que sean explotadas por
particulares con fines comerciales.

 

II. Explotación por parte del Estado, a través de sus tres niveles de
gobierno, donde haya una activa participación del ámbito municipal y social,
con recursos públicos. 
 

III. Permisos, otorgados a las organizaciones sociales a través del concurso
de proyectos, que serían auto sustentables, pero sin lucro comercial, sino a
través de apoyos financieros de distinta índole.

 

En el aspecto de competencia no ha habido diferendo, pues existe la
convicción de que esta forma parte del ámbito federal, sólo habrá que
reordenar las responsabilidades de las dependencias involucradas.

El tema más polémico es el órgano regulador, la discusión en la mesa de
redacción no ha llegado hasta ahí, pero ya se vislumbra como un tópico en el
cual difícilmente habrá acuerdo, sobre todo porque las discusiones en torno
a este asunto están ya muy definidas: los empresarios se oponen a la
creación de un ente semejante, en tanto que las organizaciones ciudadanas
consideran que podría ser un organismo que aporte transparencia al
otorgamiento de las concesiones, lo que permitiría una mayor participación
social en el sector.

 

La radio que viene o el revival de mister roboto

El desarrollo de la tecnología en las telecomunicaciones plantea nuevos
retos a la industria de la radiodifusión, que por principio ha tenido que
expandir sus actividades al servicio de Internet, cuya penetración, sobre
todo entre los jóvenes, alcanzó un auge importante en su inicio. Distintos
factores provocaron su estancamiento, pero es un sector que representa un
desafío tecnológico y un mercado atractivo para la industria de la radio.

 

De acuerdo con registros del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT),
hasta el pasado mes de marzo de 2001, hay más de nueve mil vínculos de
estaciones de radio en Internet, de las cuales dos mil 83 están en Estados
Unidos. Segun cifras de la página Web peruana Radiodifusión, México se ubica
en tercer lugar con 51 estaciones, debajo de España, con 63 y Argentina con
96 dentro de los países de habla hispana.19

Internet se ha configurado como una nueva forma de difusión y
comercialización de la radio, sin embargo, el éxito de estos sitios
dependerá básicamente de contenidos creativos. James Painter, funcionaria de
la BBC de Londres, durante su participación en la IV Bienal Internacional de
Radio en México, dio cuenta de cómo la empresa para la que labora tardó año
y medio para que su sitio en la red dejara de ser una repetidora de la
oferta radiofónica y convertirse en multimedia. El desafío, según
Painter,"es desarrollar un nuevo contenido, paquetes integrados donde texto
y audio se complementen para brindar información clara, concisa y hasta
memorable. Este nuevo contenido requiere de un periodismo preciso,
imaginativo y equilibrado para el programa radiofónico".20

 

El proceso de convergencia multimedia en la radio avanza lentamente, al paso
que esta tecnología tiene en Estados Unidos, aunque las autoridades del
sector y los propios empresarios han tomado algunas medidas para explorar
esta modalidad.

 

El 20 de julio de 1999, la SCT publicó en el Diario Oficial de la Federación
el "Acuerdo para el estudio, evaluación y desarrollo de tecnologías
digitales en materia de radiodifusión" que "tiene por objeto establecer
bases para el estudio, evaluación, desarrollo en México de las tecnologías
digitales en materia de radiodifusión, para propiciar el mejor desarrollo de
los servicios en beneficio del público usuario, y crea, al efecto, el Comité
Consultivo de Tecnologías Digitales para la Radiodifusión".21

Radio para armar

El asunto de los contenidos y la creatividad es sólo consecuencia de los
números rojos y la crisis financiera de la industria radiofónica, así lo
dice Eugenio Bernal, presidente de la Asociación de Radiodifusores del Valle
de México en entrevista para etcétera. "La industria pasa por momentos muy
críticos en función de la contracción de los planes publicitarios… En las
décadas de los 80 y 90, todavía había un porcentaje alto de las campañas
nacionales que se trasmitían por radio, después se migraron a la televisión
por ser un medio de mayor facilidad y flexibilidad, además que ofrece un
mejor costo por millar de receptores".

 

Y añade: "En cuanto a los contenidos, creo que ha habido una gran evolución.
Hay una competencia fuerte y feroz, una guerra entre grupos por contar con
los mejores comentaristas en las informaciones que dan. Esto ha encarecido
el pago de sus servicios y más de allá de considerar si es o no justo el
pago que se les hace, esto influye también en los grupos".

En conversación con etcétera, Eduardo Sánchez, vicepresidente de MVS, opina
que la competencia de la radio en México se centra en cinco puntos: la
disputa por las tarifas, los ratings, la confiabilidad con los anunciantes,
la supremacía en las plazas y el "pirateo" de los talentos radiofónicos.

 

A la pregunta de cómo ha sorteado la guerra por la audiencia, Sánchez
responde que "la competencia en la industria radiofónica debería enfocarse a
lograr que existan más aparatos receptores de radio encendidos, pero en la
realidad ocurre que todas las estaciones nos peleamos a los anunciantes, con
una guerra de tarifas sin atender mucho cómo vendemos nuestro producto. La
competencia se ha centrado no en que haya más radios encendidos, en que el
radio sea una alternativa real de entretenimiento frente a la TV. Debemos
enfocarnos más a encender más radios que a disputarlos entre nosotros".

 

Como representante de los radiodifusores, Bernal Macouzet defiende "la
creación de alianzas comerciales para amortizar los costos de producción,
así como lo hace Radio Fórmula para lograr costos de radios más accesibles
que permitan competir con la TV".

Y dice que la inversión extranjera "es inevitable mientras la Comisión de
Competencia no permita las alianzas, para subsistir hay que buscar capital
extranjero. Creo que el gobierno modificará el concepto de concesión y se
dará cuenta que lo que concesiona es un ancho de banda y no tendrá que ver
con lo que quepa en ese ancho, así sean datos, audio, etcétera. Por allí
tendrá que ir el cambio, es necesario".

Foto: Gregorio
Arteaga

Acerca de las tendencias de contenido que se pueden avistar a causa de esta
crisis en la radio, Bernal piensa que la radio musical es una de ellas. "Los
costos lo han provocado. La vocación natural de la FM es la música. AM es
hablada, por la calidad del sonido. Yo siento que la situación económica y
la saturación de los formatos han sido causa de casos como el de MVS Radio
que decidió quedarse sólo con un informativo".

 

Por su parte, el vicepresidente del corporativo de MVS responde que él no
sabe si la radio musical es la solución al problema que enfrenta la radio.
"Eso se lo tendrías que preguntar al encargado del área".

 

De la radio y sus demonios

Los desafíos que se avistan para la industria radiofónica son muchos. La
mirada que ésta debe tener de sí misma no puede soslayar ningún aspecto:
inversión publicitaria, tecnología, legislación, disputas entre grupos,
competencia, alianzas y de manera especial, el asunto de los contenidos.

 

El panorama no es ni más sencillo ni más complicado que el de otros medios a
los que también los asiste la necesidad de replantearse y encontrar la forma
de hacer periodismo bajo nuevas circunstancias.

Algunas campañas promocionales en la radio hablaban del espacio que ésta
brinda para la imaginación: "Lo vio en la radio", y uno era capaz de verlo.
Quizá a los industriales de la rama les falte un poco (o mucho) de esa
visión.

 

Mirar hacia latitudes que renueven el dial radiofónico, que atraigan a los
anunciantes, seduzcan al público y exorcicen la crisis de dinero que,
naturalmente, tanto inquieta a la industria.

* * *
Monotonía en el cuadrante

 

Dolores Beistegui
Directora del Instituto Mexicano de la Radio (Imer)

¿Qué opina de la situación que vive actualmente la radio en México?

Creo que está atravesando una crisis financiera debido a una contracción de
los mercados financieros que se ha visto reflejada en la captación de
anunciantes, que han disminuido la inversión en publicidad. En cuanto a los
contenidos creo que es buen momento para replantear lo que se está haciendo
en la radio, sobre todo en las estaciones de AM que tienen otras
características, para devolverles sus formatos más hablados.

 

¿Considera que la radio atraviesa una crisis de contenidos?

Absolutamente, creo que hay una monotonía en el cuadrante muy
lamentablemente, en la radio falta creatividad. La radio es por naturaleza
un medio creativo e innovador. Creo que actualmente vivimos un momento
idóneo para buscar nuevos lenguajes en la radio, nuevos retos, porque no su
puede siempre copiarle al vecino lo que hace para tratar de quitarle la
audiencia. De esa manera no se llega a ningún lado.

 

¿Qué opina de que la radio musical le gane terreno a la radio hablada?

No sé si está ganado terreno, creo que sí es un hecho que se está
programando cada vez más música y cada vez menos radio hablada, porque así
es más barato, pero la radio musical es menos reto. Creo que en ese sentido
no estamos respondiendo a nuestras responsabilidades; es prioritario buscar
la calidad para responder a las expectativas e inquietudes de la gente que
nos escucha. Si bien la programación musical es importante, también debemos
abrir espacios a programación hablada de calidad.

 

¿Qué tendencias ve en los contenidos de la radio?

No le puedo hablar de los demás, pero sí de lo que estamos haciendo
nosotros. El Instituto Mexicano de la Radio es muy complejo, estamos
trabajando muy duro, muy profundamente para que pronto haya un espacio más
grande dedicado a los programas hablados, sobre todo en nuestras estaciones
de AM, con diferentes formatos, diálogos, reseñas, reportaje; hablar a
través del radio para dar a conocer y abordar distintos temas, siempre
interactuando con la audiencia.

* * *
Los empresarios invierten poco

 

Martín Espinosa
Titular de Monitor de la tarde

 
¿Qué opina de la situación que atraviesa la industria radiofónica en México?

En primer lugar es evidente que con el cambio de gobierno, los
radiodifusores están tratando de adaptarse a las nuevas circunstancias
políticas del país, políticas porque no hay que olvidar que durante muchas
décadas las concesiones para operar las estaciones de radio iban muy de la
mano del régimen político porque había que quedar bien con ellos, había que
cumplir ciertas reglas no escritas de los contenidos radiofónicos orientados
en favor del gobierno en turno. Entonces, cuando cae la administración
priista y llega una nueva, siento que los radiodifusores están a la
expectativa de qué va a pasar con el momento transitorio que está viviendo
el país, siento a la industria muy incierta. Aunado a ello hay un factor
económico de una gran crisis publicitaria en los medios y eso también le
está pegando mucho a las empresas radiofónicas porque muchas recibían dinero
gubernamental que ya no están recibiendo, lo que también las ha impactado.

 ¿Piensa que existe una crisis de creatividad en los contenidos radiofónicos?

Lamentablemente sí, porque los empresarios radiofónicos no se han
caracterizado casi nunca por gastar grandes sumas de dinero en renovar sus
contenidos, más bien tienen la visión de invertir poco y ganar mucho. Creo
que salvo honrosas excepciones, que fueron los empresarios y los medios que
innovaron en radio, la mayoría prefieren seguir tocando música a gastar una
buena cantidad de dinero en hacer un buen producto que además venda
publicidad, más en un momento de crisis publicitaria. Pero no nos debemos
engañar, algunos analistas dicen que lo que pasa es que la radio ya se dio
cuenta de que al público no le interesa la radio hablada y de contenido,
entonces están regresando al viejo formato de disco, comercial, música,
comercial, locutor, para retomar lo que el público quiere oír. Creo que eso
no es cierto, que más bien como no hay creatividad en contenidos, porque
muchos empresarios no quieren invertir, más ahora que se están cuidando
mucho tanto política como económicamente, entonces no invierten pero no
porque les interese el público si no porque les sale más barato.

¿Qué opina de esta tendencia que menciona, que la radio musical gane terreno
a la radio hablada?

La radio musical siempre va a tener su nicho. Tampoco es sano que todos los
contenidos de radio sean hablados, en los últimos años se ha visto una gran
saturación que ha desgastado el modelo de la radio hablada. Lo que está
pasando es que muchas empresas regresan a la música porque les sale más
barato y afortunadamente para ellos, la música va a seguir teniendo un nicho
en los radioescuchas. Creo que ni todo tiene que ser hablado ni todo tiene
que ser musical, además tiene que haber más formatos, más creatividad que
lamentablemente no hay. Un ejemplo muy claro es MVS que acaba de suprimir su
barra vespertina y nocturna de noticias, porque dicen que les sale muy caro
y para ellos no es negocio y regresaron a la música que dicen les sale más
barato, en lugar de ver cómo haces un producto más atractivo para atraer un
gran público, que te genere buen rating, que te permita tener buena
comercialización.

 

¿Qué tendencias de contenido en la radio piensa que haya en el futuro?

Creo que tendrá que surgir un tercer tipo de radio en los próximos años. Me
refiero a que está la radio musical, que ha creado cosas muy importantes con
la interactividad del público; tenemos la radio hablada cuyo formato ya está
muy desgastado. La tercera vía es crear programas que estén entre lo musical
y lo hablado, donde el público tenga una participación cada vez mayor, donde
la radio sea social, aun siendo comercial.

 

* * *
"Tenemos el mismo formato"

 

Carlos Loret de Mola
Conductor de la edición matutina de Así es la noticia, de Radio 13

 
¿Cuál es tu opinión de la situación que atraviesa actualmente la radio en
México?

No comparto el punto de vista que se ha estado expresando en los últimos
días en torno a que la radio hablada está viviendo una decadencia. Creo que
la radio hablada está viviendo un auge, creo que si se ha reducido el número
de noticieros es porque había espacios que sobraban que nunca lograron
posicionarse en el público. Pero no creo que estemos, los que tenemos hoy
por hoy, noticieros en la radio, en el punto idóneo, tenemos que buscar
nuevas formas, tratar de reinventar la manera de dar noticias en la radio. A
lo mejor, adaptar nuevos formatos, como se utilizan en España y Sudamérica,
donde hay programas más largos, ya no el clásico de seis a diez de la
mañana, si no como en España que lo manejan de seis a 12. Incorporar
tertulias, humor político. Creo que ya hay que dar el siguiente paso. Si tú
escuchas los noticieros en la radio, te das cuenta de que tenemos el mismo
formato: resúmenes cada hora, las notas, los entrevistados, entonces lo que
viene a diferenciar un programa de otro es el estilo del conductor. Si bien
no creo que estemos en una decadencia, este puede ser un interesante momento
para reflexionar cuán conveniente puede ser cambiar el formato de los
noticieros en radio.

Entonces, no comparte la opinión de que hay una crisis de contenidos en la
industria de la radio.

No puedo hablar de una crisis. Hay obviamente errores y hay cosas que se
pueden hacer. Siempre he pugnado por que el periodismo de investigación se
reserve exclusivamente a los periódicos, por que los medios electrónicos,
por la inmediatez no podemos llegar al fondo; esa es una pregunta que
tenemos que plantearnos y a la que tenemos que contestar contundentemente.
Por supuesto, se debe hacer periodismo de investigación en radio; ya no hay
que tenerlo miedo a presentar un reportaje de 20 minutos, por eso de que qué
va a pasar con el rating. Estoy seguro que un reportaje bien armado, es un
exitazo. Nosotros lo hemos intentado en Radio 13 y nos ha funcionado.
Tenemos que apostarle a crear opinión pública como todos los días lo hacen
los periódicos y en cierta medida la televisión, o sea, los noticieros de
radio no podemos quedarnos como un sandwich que es medio periódico y medio
televisión, porque entonces vamos a perder identidad.

 

¿Qué tendencias en los contenidos predominarán en la radio hablada?

Yo voltearía a ver a Sudamérica, a España, donde se están innovando
formatos. A mí, en lo particular, me atrae mucho este concepto de los
noticieros de larga duración de seis horas que se plantean en España. El
caso muy particular de Iñaki Gabilondo, que es algo así como el Gutiérrez
Vivó de España, pero tiene mucha más duración, abarca más temas. Así se ha
reposicionado la radio, es una manera de hacer las cosas que aquí en México
no se ha intentado porque no es un programa con música, es un noticiero. Es
una radio hablada muy completa y tú te la puedes pasar escuchándolo desde
las seis de la mañana hasta las 12 y no te aburres en ningún momento. Creo
que hay que echarle un vistazo para ver lo que se hace en otros países para
no copiar, porque así es casi garantía de fracaso, pero sí adaptarlo a las
necesidades del público mexicano y las circunstancias del país.

 

* * *
Hay demasiados noticieros

 

Adriana Pérez Cañedo
Titular de la edición nocturna del noticiero Enfoque

 
¿Cuál es su opinión de la situación de la industria radiofónica?

Me parece que la radio tiene años viviendo un buen momento que se ha
prolongado, se reafirma, se consolida en los espacios noticiosos. Hay
demasiados, en mi opinión, pero también hay demasiado auditorio que tiene la
inquietud de informarse y además hay para todos los gustos.
¿Usted no piensa que exista una crisis radiofónica?
En cuestión financiera tengo entendido que hay problemas, pero yo no sé de
cuestiones financieras. Sólo sé que este año ha sido difícil, después de las
campañas del 2 de julio de 2000 que hubo una gran efervescencia, la recesión
de Estados Unidos que nos afectó, pero yo no sé de cuestiones financieras,
te estoy hablando de cuestiones informativas.

¿Piensa que haya una crisis de contenido o creatividad en la radio?

 

Se lo pregunto por la repetición de formatos que hay en los informativos.
Por supuesto que siempre hay que estar trabajando y desarrollando la
imaginación para innovar, en todo en la vida; por supuesto que puede haber
cosas mejores. Creo que muchas cosas de la radio en México son rescatables y
son los espacios que permanecen y tienen la permanencia del público.

¿Qué tendencias piensa que puedan existir en el futuro de la radio?

Lo innovador sería gente cada vez más responsable en la radio,
independientemente de las producciones con creatividad. Lo innovador sería
gente más preparada y directivos de la radio más conscientes de la calidad
que debe ofrecerse al auditorio porque hay mucha irresponsabilidad y
sensacionalismo, gente que dice cualquier cosa para llamar la atención.

* * *
¿Y las nuevas tecnologías?

El Comité Consultivo de Tecnologías Digitales para la Radiodifusión está
integrado por seis miembros; tres de la SCT y tres de la CIRT y establecerá
recomendaciones sobre los siguientes asuntos:

 

I. La necesidad de reservar bandas de frecuencias del espectro
radioeléctrico en tanto la SCT resuelve sobre la tecnología que habrá de ser
implantada.

II. La realización de estudios y pruebas experimentales de las diferentes
tecnologías digitales existentes o en desarrollo.

 

III. La adopción de tecnologías digitales en materia de radio y televisión.

IV. Los procedimientos, condiciones, plazos y demás requerimientos para la
adopción e implantación de tecnologías digitales de radio y televisión.

 

V. Los demás de carácter general que estime necesarios para el mejor
desarrollo, introducción e implantación en México de las tecnologías
digitales de radio y televisión.

Dentro de su Programa de Trabajo 2002, la SCT plantea como objetivos la
modernización tecnológica del sector y la ampliación de su cobertura, a
través de:

 

· Promover el incremento de servicios de radio y televisión, con objeto de
mejorar su cobertura y diversidad, favoreciendo el desarrollo competitivo de
la industria e integrando comunidades, particularmente las marginadas.
· Impulsar la modernización de la infraestructura de transmisión de la radio
y la televisión para mejorar la calidad e incrementar la diversidad de los
servicios.
· Promover la introducción de las tecnologías digitales de radiodifusión y
la incorporación de nuevos servicios, así como favorecer su convergencia con
las telecomunicaciones.


Retrospectiva

Radioactivo 98/5

ECG

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s